El año 2017, con 10.644 siniestros y 81.929,76 hectáreas de superficie quemada hasta el 27 de agosto, es ya el tercer peor año de la última década en cuanto a incendios forestales, sólo superado por 2012 (13.145 incendios y 189.895,93 hectáreas) y 2009 (11.923 fuegos y 104.186,15 hectáreas).