LUCRATIVO.-Entre los negocios más lucrativos, en el que tiene una injerencia directa el Municipio, ya que es quien expide la reglamentación y autoriza los espacios, se encuentran los denominados anuncios autosustentables, genéricamente conocidos como espectaculares de los que, cada vez, vemos una mayor saturación que llega incluso a la contaminación visual (1).

TENTACIÓN.-Al ser éstos un negocio tan redituable, las autoridades municipales no resistieron la tentación y teniendo la sartén por el mango, Armando Rivera, siendo presidente Municipal decide incursionar en ese ámbito, teniendo como asesora a una de las publicistas más reconocidas, Adriana Ballesteros y optan por invertir –o apropiarse.–como lo quiera ver- de una gran cantidad de espectaculares, paralelamente a las funciones públicas que desempeñaban; el primer como presidente municipal y la segunda como coordinadora de Comunicación Social (2).

Pasado el tiempo, Armando Rivera decide deshacerse de ese negocio; se va a la Cámara Federal y sus intereses no se focalizan ya en la capital, por lo que decide venderlos, los cuales son adquiridos por ADT, compañía propiedad de Federico Ruiz quien es el rey en este campo, pues se estima que tiene tanto en esta ciudad como en otros lugares, más de 400 espectaculares (3).

PREMIOS.-Mas la tentación es fuerte y nuevamente la actual administración, decide incursionar en ese campo, primero, ofreciéndolo como premios o canonjías para el control del órgano de gobierno a regidores de oposición (bajo otros nombres, por supuesto) y abriendo también una licitación para colocar sus propios espectaculares, bajo el argumento de que en lugar de pagar a particulares, sean ellos los que promuevan sus propios espacios y programas (4).

ABUSOS.-No obstante, nadie reparó en que se trata de una competencia desleal, pues siendo juez y parte, hace lo que le viene en gana, colocado los anuncio incluso en áreas de propio municipio –lo que está prohibido para las empresas particulares. Paralelamente inicia una campaña de “regularización y son “bajados” decenas de autosoportables a diversas empresas, situación que mucho ha incomodado a los empresarios del giro y al sector privado en general; Ahora, la Entidad Superior de Fiscalización (ESFE) ha expuesto estas observaciones al igual que en el asunto de las luminarias. Habrá que ver cómo desfase este entuerto la presidencia municipal con los tiempos electorales encima (5).

Comentarios y colaboraciones: jazaragoza_@hotmail.com

 

Comentarios

comentarios