Coneme
3alas3
DEPURAL1
Agenda Política
Agenda Política
Mundo

Bruselas advierte que la inversión pública en la UE no se ha recuperado tras la crisis

La Comisión Europea (CE) alertó hoy de que los niveles de inversión pública de los Estados miembros de la Unión Europea (UE) aún no han remontado hasta alcanzar los previos a la crisis económica, una circunstancia que podría ampliar las disparidades en el crecimiento económico futuro en las regiones.

En un informe sobre cohesión social, económica y territorial presentado hoy en Bruselas, el Ejecutivo comunitario señaló «importantes disparidades» en el desarrollo económico de varias regiones europeas tras la crisis económica y constató la existencia de áreas en las que el desempleo y el PIB per cápita aún permanecen por debajo de los niveles de 2007.

El documento señala también que la inversión pública no ha recuperado sus niveles precrisis, particularmente en los países europeos más afectados por la recesión.

«La economía de la UE se está recuperando gradualmente de un periodo de crisis en el que se vivió una reducción de la inversión pública en muchos Estados miembros y regiones. El total de la inversión como porcentaje del PB cayó y apenas ha crecido desde entonces», advierte la Comisión.

A causa de la «presión en las finanzas públicas», la inversión pública en los Veintiocho cayó del 3,4 % del PIB en 2008 al 2,7 % en 2016.

«En una serie de Estados miembros, el recorte en gasto destinado al crecimiento ha sido sustancial», alerta el Ejecutivo, y agrega que la mayoría de ellos tiene un PIB per cápita por debajo de la media europea en los que la falta de inversión pública pone en riesgo la recuperación.

La CE pone el acento en las llamadas «regiones de transición», aquellas en las que el PIB se sitúa cerca de la media europea, y advierte de que corren el riesgo de caer en la «trampa de la renta media».

«Muchas regiones con una riqueza cercana a la media europea están atascadas en la trampa de la renta media. Están estancadas y no vemos crecimiento y empleo al margen de las inversiones que hacemos», alertó la comisaria europea de Política Regional, Corina Cretu.

Estas regiones «han visto una ralentización del PIB per cápita, el estancamiento en los sueldos, su sector industrial es reducido y continúan siendo las más vulnerables a los golpes y desafíos de la globalización», según Cretu.

Fuentes comunitarias señalaron que este es el caso de algunas regiones en el sur de España, así como de Italia y Portugal, que vivieron un despunte de su sector de la construcción e inmobiliario a principios de siglo.

Cretu presentó este informe junto al presidente del Comité Europeo de las Regiones, Karl-Heinz Lambertz, que subrayó que «aunque la situación es mejor que en el pasado, no es mejor en todas las regiones de la misma forma».

Lambertz insistió que mediante la inversión para hacer frente a las desigualdades regionales y el apoyo a la integración social, «la política de cohesión de la UE es la señal definitiva de la solidaridad».

«Ahora la ambición europea debe verse correspondida por un ambicioso presupuesto flexible de la UE con una sólida política de cohesión para todas las regiones y ciudades», dijo.

Para el periodo entre 2014 y 2020, la partida de los fondos de cohesión es de 638.000 millones de euros, gestionados y financiados en colaboración entre las instituciones de la UE, los Estados miembros y las regiones europeas.

Esta partida presupuestaria financia el 8,5 % de toda la inversión pública de la UE, una cifra que llega hasta el 41 % de media para los países que se incorporaron a los Veintiocho entre 2004 y 2013 y supera el 80 % en Portugal.

De cara a la elaboración del próximo marco financiero plurianual (las partidas de presupuesto europeas), estos fondos se verán afectados por la ausencia de la aportación británica al monto total y por los potenciales cambios en las condiciones de acceso a esta financiación.

El informe señala la eficiencia del establecimiento de condiciones previas al desembolso de inversiones en cohesión y propone una serie de medidas para mejorar la implementación de estas políticas, como la creación de normativas comunes a diferentes instrumentos de financiación y el aumento de los montos nacionales destinados a cohesión.

El Ejecutivo comunitario lanzará una consulta pública sobre el futuro de la política de cohesión a principios de 2018, unos meses antes de la presentación de su propuesta para el próximo Marco Financiero Plurianual, previsto para mayo de 2018.

Entradas Relacionadas

«Donald Trump, primero», la conducta que guía al presidente, según los demócratas

Redaccion

Maduro pide que una misión de la ONU supervise los comicios legislativos

Redaccion

China trabaja contra reloj para contener virus, que deja al menos 26 muertos

Redaccion