El alcalde capitalino, Marcos Aguilar Vega, reiteró que la cancelación del contrato establecido con la empresa Aquiles Park para la instalación de parquímetros y bicicletas compartidas, se debió a un incumplimiento de contrato y no “a la presión de grupos minoritarios”.

“Aquiles Park participó y ganó la licitación. Sin embargo, no ha cumplido con sus obligaciones a pesar de habérsele otorgado prórroga para que lo hiciera. El municipio exige seriedad, orden y apego a las condiciones legalmente pactadas, porque esa es la manera en que actuamos como autoridad en el cumplimiento de todos nuestros compromisos”, señaló.

Además, aseguró que es “sensible al momento que atraviesa la economía de las familias en Querétaro y México, y que desde luego es muy importante para tomar esa decisión”.

Y es que, dijo,  las decisiones de su gobierno son pensadas en la ciudadanía en su conjunto “y no en pequeños grupos de interés”.

Agregó que el plazo de 90 días para la instalación del 100 por ciento de la instalación y sistema de parquímetros y bicicletas compartidas, concluyó el 30 de agosto, por lo que se otorgó un aplazamiento que no se cumplió, el cual llegó a su fin el 30 de noviembre.

Todavía se ofreció otra prórroga que inició el 1 de diciembre de 2016 y se venció en febrero de 2017.

Por su parte, el secretario de Gobierno, Manuel Velázquez Pegueros explicó que el INAH ya había otorgado el permiso para la instalación y colocación de 147 aparatos multimedia a color gris metálico en la zona INAH, de igual manera, autoriza la colocación de 26 equipos de cicloestaciones.

Cabe señalar que el proyecto fue rechazado desde sus inicios, por parte de vecinos y comerciantes del primer cuadro de la ciudad, en un año previo a la realización de elecciones locales y federales.

Además, medios de comunicación difundieron que las bicicletas ecológicas se pagarían a un sobreprecio de 19 mil pesos, cuando en la Ciudad de México costaron cerca de 8 mil pesos.

Comentarios

comentarios