Dos años pasaron desde el asesinato de María del Carmen Camacho, oriunda de Concá en Arroyo Seco, que a sus 22 años de edad fue degollada en su domicilio y frente a su bebé de 10 meses; aunque existen indicios claros sobre la identidad de sus asesinos, que serían familiares cercanos, el crimen aún permanece impune.

Por ello, el próximo miércoles se realizará una marcha para exigir el esclarecimiento de los hechos y el castigo a los culpables, encabezada por la profesora Ofelia del Castillo Guillén, quien fue amiga cercana de María del Carmen y desde el día en que le arrancaron la vida a la joven, ha exigido justicia en el caso, el cual, cabe señalar, no fue tipificado como feminicidio.

Esto, aunque el Código Penal para el Estado de Querétaro señala en su Artículo 126 Bis que se hará de esa forma “a la víctima se le hayan infligido lesiones o mutilaciones infamantes, que existan antecedentes o datos de cualquier tipo de violencia, en el ámbito familiar o evidencias de que la víctima sufrió violencia física ejercida por persona con la que la haya tenido parentesco por consanguinidad, degradantes, previas o posteriores a la privación de la vida”.

HISTORIAL DE VIOLENCIA

Antes de su muerte, la joven madre acumuló un historial de abusos físicos y sexuales cometidos a lo largo de varios años  por sus primos, de acuerdo a las pruebas y testimonios recabados; de hecho, se ha señalado que días antes de ser asesinada, María del Carmen había manifestado su intención de denunciar a sus agresores.

Quien es señalado como el autor material del crimen, es uno de sus primos, que habría actuado junto con un cómplice, que también está identificado plenamente. Ambos permanecen prófugos.

Aunado a ello, la madre del agresor, es decir su tía, con quien vivió muchos años tras la muerte de su madre, fue vista cuando limpiaba con cloro la casa donde Carmen fue degollada, la misma noche de los acontecimientos. Aunque la mujer fue detenida el 3 de mayo del 2016, obtuvo un amparo federal y salió libre durante la madrugada del viernes pasado y se teme que también pueda sustraerse de la acción de la justicia.

Además, Ofelia del Castillo Guillén  ha acusado una serie de inconsistencias que se presentaron durante la investigación; por ejemplo, los agentes a cargo del caso no tomaron en cuenta evidencias que se encontraron en la escena y por absurdo que parezca, acudieron a recabar pruebas al lugar de los hechos hasta varios meses después.

“El caso de Carmen nos conmovió a todos, no así a nuestras autoridades, quienes se han mostrado indolentes, pasivas e indiferentes al dolor que se vive cuando se es alguien común, cuando se es una mujer que no tiene ni el poder ni el dinero como para ser considerada caso relevante, aun cuando fue asesinada de manera tan cruel y perversa”, denunció la profesora.

La movilización iniciará en la entrada principal de la Alameda Hidalgo, sobre avenida Zaragoza, a las 11 de la mañana del próximo miércoles.

 

 

 

Comentarios

comentarios