qro
Coneme
3alas3
respira qro
Columnas Procesos del Poder Ultima Hora

El ajedrez iraní

Procesos del poder

NIELS ROSAS VALDEZ

Ayer el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, mandó un desafortunado tweet exponiendo que «si Irán decide pelear, será su fin oficial». Por su parte, el ministro de Relaciones Exteriores de Irán, Mohammad Javad Zarif, respondió a través de la misma red social señalando que los iraníes han permanecido de pie a través de los milenios, mientras que todas las agresiones hacia ellos se han ido. ¿Cuál fue el inicio de esta confrontación? ¿Cómo ha escalado esta situación?

La acción más reciente que desató este par de declaraciones por parte de estas dos figuras políticas internacionales se realizó ayer cuando un cohete fue lanzado en Bagdad, mismo que impactó un edificio que se encontraba alrededor de medio kilómetro de distancia de la embajada de los Estados Unidos. Esto, desde luego, fue tomado por Trump como una agresión que pudo y podría causar peligro hacia ciudadanos y misión estadounidenses. No obstante, la declaración del mandatario Republicano no fue emitida sólo a causa de este penoso incidente, sino que tiene mucha cola qué pisar, pero de ambas partes.

En los primeros días de este mes, Estados Unidos reforzó sus medidas de «terrorismo económico», como lo ha etiquetado Mohammad Javad Zarif, hacia Irán. Estas medidas son sanciones económicas impuestas por Trump a países compradores de petróleo iraní, y ahora se han endurecido al suprimir excepciones a los países sancionados. Esto lo que ha hecho es obligar a dichos países a recudir sus compras de petróleo, limitando mucho la principal fuente de ingresos de la República Islámica. Ciertamente esto ha afectado la precaria relación entre ambas naciones, pero el problema va todavía más atrás. La salida de Estados Unidos del acuerdo nuclear con Irán con la plena intención de renegociarlo impactó mucho

negativamente al régimen iraní, que dicho sea de paso, no muestra interés mayor en volver a generar un acuerdo con el país de las barras y las estrellas, al contrario, se muestra más cómodo en sus actuales condiciones.

No sólo todo esto ha sido motivo de las declaraciones de ayer de Trump. En días recientes cuatro barcos de los Emiratos Árabes Unidos fueron dañados en el Golfo de Omán, creyendo que fueron ataques de sabotaje. Asimismo, algunos ataques de drones por parte de rebeldes Houthi de Yemen, que supuestamente son apoyados por Irán, fueron registrados en una estación de bombeo de petróleo en Arabia Saudí. En ambos incidentes, la República Islámica del Irán ha negado su participación, no obstante, es mucho muy probable – por no decir seguro – que haya estado involucrada en ambos eventos como una medida de retaliación hacia los aliados estratégicos de Estados Unidos en esa región particular.

Sin duda, la actual situación entre Estados Unidos y la República Islámica del Irán no es de menospreciarse en el panorama internacional. El régimen iraní no le rinde cuentas a nadie, y tiene aliados poderosos, como Rusia, Turquía y Siria, mismos que podrían ayudar a desestabilizar la región del Medio Oriente si así lo quisieran, causando grandes problemas e inquietudes no sólo a Trump, sino a sus aliados de la zona. No hay duda que en esto, Irán no está sólo, y que un sólo error de ejecución, una decisión mal tomada, o un mensaje equivocado podría provocar que este escenario escale a proporciones bélicas de alto nivel. Desde luego, una guerra en donde entrarían países como Rusia al auxilio del antiguo Estado persa no le conviene a nadie, ni siquiera a otra superpotencia mundial, como Estados Unidos, por ello Trump debe ser cuidadoso y – quizá difícil – mesurado y consciente al mover su próxima pieza en este ajedrez

Niels Rosas Valdez Escritor, historiador e internacionalista niels.rosas@gmail.com @NielsRosasV (twitter)

Entradas Relacionadas

Concierto de Fernando Delgadillo para conmemorar el Día Internacional por la Paz en Querétaro.

Redaccion

Moneda de Facebook podría desestabilizar la economía según el Banco de España

Redaccion

Citibanamex y Santander encabezan quejas según Condusef

Redaccion