CONFUSIÓN, DESCONFIANZA

Por Juan Álvaro Zaragoza Lomelí

A poco más de un año de haber entrado en vigor el nuevo sistema penal acusatorio, priva entre la sociedad, una gran confusión y en muchos casos hasta indignación. La falta de difusión de la nueva normatividad, el desconocimiento de los abogados litigantes y hasta la falta de práctica de los fiscales y la estructura operativa de la fiscalía, están generando un desconcierto total que está haciendo poco efectiva la transición en el nuevo sistema penal que ya está en práctica.

Si a ello le agrega que se ha difundido profusamente la larga lista de los delitos que ahora son considerados como no graves dada a conocer por la Asociación de Abogados Constitucionalistas y que no aplica prisión preventiva, entre los que se señala el homicidio culposo, lesiones, aborto, lesiones por contagio, daño en propiedad, ejercicio ilegal del servicio público, evasión de presos, suministro de medicinas nocivas e inapropiadas, ataques a vías de comunicación, delitos contra el ambiente y actos de maltrato o crueldad  animal,  lesiones culposas, procreación asistida, esterilización forzada, peligro de contagio, privación de la libertad con fines sexuales, violación cuando entre la víctima o el victimario exista vínculo de pareja, concubinato o matrimonio, acoso sexual, abuso sexual, estupro y delitos contra el cumplimiento de la obligación alimentaria, violencia familiar o violencia familiar equiparada, discriminación, amenazas, allanamiento de morada, delitos patrimoniales cometidos por un descendiente, ascendiente, cónyuge, adoptante o adoptado, concubinato, pareja permanente o pariente hasta el segundo grado de consanguineidad, robo sin agraviante, abuso de confianza o abuso de confianza equiparado.

En materia de fraudes se perseguirá: fraudes específicos, insolvencia fraudulenta en prejuicio de los acreedores, administración fraudulenta. Estos cuando se comentan en perjuicio de dos o más víctimas. En defraudaciones fiscales: defraudación fiscal con inmuebles, en materia de suministros de agua potable relacionados con los padrones de contribuyentes, delitos de falsificación y asociación delictuosa e materia fiscal. Se persigue de oficio cuando se vean involucrados servidores públicos, además se perseguirán delitos contra la regulación urbana. La actualización de estos delitos, según la fuente, se estableció en la Gaceta Oficial, creando las figuras de Justicia para Adolescentes en delitos no graves, penal de delitos graves y Civil Cuantía Menor. Que queda entonces de las acciones delictivas y se antoja pensar que es algo así como el paraíso de los delincuentes. Bajo el nuevo sistema Penal acusatorio, el imputado es inocente hasta que se le demuestre lo contario, se privilegia la negociación y queda a criterio del fiscal si se le vincula a proceso con prisión preventiva. Hay pues, motivos de alarma entre la sociedad y ello explica también la carta que la CONAGO acordó enviar a los legisladores, para revisar este catálogo y sus procedimientos. Si a ello agrega la enorme carga de desconfianza y acusaciones de corrupción que se acumulan con el sistema tradicional, qué clase de justicia es la que espera el ciudadano común. De acuerdo al presidente de la Asociación de abogados penalistas, Miguel Ángel Ramos, el sistema tiene sus beneficios, pero falta aún un largo proceso para hacerlo efectivo y claro. Con todo y ello, las dudas persisten.

Comentarios. Jazaragoza_@hotamail.com