Coneme
3alas3
Links
UAQ
Policíacos Ultima Hora

Ignoran acoso y vive infierno

Mariana Sánchez Dávalos llegó en agosto de 2020 a la clínica de salud de Nueva Palestina, en Ocosingo, Chiapas, para realizar su servicio social por un año, pero el acoso y abuso sexual de un compañero le hizo pasar un infierno hasta su muerte, el pasado 28 de enero, relata su madre Lourdes Dávalos.
La estudiante de Medicina en la Universidad Autónoma de Chiapas (UNACH), cuyo deceso por asfixia mecánica no se determina oficialmente si fue por feminicidio o suicido, le contaba por teléfono la situación que padecía.
En más de una ocasión, dice en entrevista, el sujeto ya denunciado ante la Fiscalía estatal, ingresó por la fuerza y en estado de ebriedad al cuarto de Mariana, ubicado a un costado de la clínica.
«Ella quiso asegurar la puerta cuando dormía, pero el hombre se metió no una, fueron varias veces, de hecho ella estaba durmiendo. Me lo platicó muy alterada, incluso se metió a la cama de ella y la tocó a la fuerza.
«Fue cuando ella comenzó a insistir que quería seguridad, un cambio de puesto», narra.
Ante la agresión sexual, la estudiante presentó una denuncia en la Fiscalía estatal y solicitó a las autoridades universitarias así como a la Secretaría de Salud su traslado a otro lugar, como Teopisca, pero fue ignorada.
«Fue un fin de semana a Tuxtla Gutiérrez, se presentó a la Secretaría de Salud, con Mariana Lazos (Subdirectora de Educación en Salud), la encargada de colocar a los muchachos en servicio social, y le dijeron que no se podía hacer nada. A menos que le pasara algo, le iban a dar un cambio», cuenta.
Mariana nació en la Ciudad de México y cuando tenía 7 años de edad se fueron a vivir a Chiapas. La joven anhelaba con seguir su servicio social en el norte del país, cerca de Saltillo, donde su madre se mudó por trabajo, pero la UNACH no se lo permitió, por ello llegó a Ocosingo.
«Quería una especialidad en pediatría, quería tener bebés, le encantaban los niños», recuerda Lourdes.
La última vez que habló con Mariana fue el 27 de enero, vía telefónica, y después sólo tuvo 20 minutos frente a su cuerpo para despedirse, en una salita del velatorio.
Ayer, en conferencia de prensa en Tuxtla Gutiérrez, Lourdes exigió justicia y que se castigue a los responsables.
«Mi objetivo no es la venganza. Queremos que se aclare (el crimen) que se sepa la verdad y que se haga juicio, que se encuentre a los responsables», dijo.
El abogado de la familia, Carlos Hugo Tondopó Hernández, afirmó que no aceptarán la versión de suicidio, hasta que las autoridades presenten pruebas que lo constaten, pues sigue latente que haya sido feminicidio.

Entradas Relacionadas

Es el nuevo Hospital General de Querétaro referente a nivel nacional en salud pública: Gobernador

Redaccion

Se enfrentan senadores por minuta de reforma eléctrica; oposición pide modificar dictamen

Redaccion

A casi un año de Pandemia por Covid-19

Redaccion