corregidora3
qro
seguridad
movilidad
Coneme
gob
Columnas Procesos del Poder Ultima Hora

Los 100 días de Bolsonaro

Procesos del Poder

NIELS ROSAS VALDEZ

Ayer se cumplieron los primeros 100 días del gobierno encabezado por Jair Bolsonaro en Brasil. A pesar de llevar en curso una administración muy criticada, es importante mencionar que ha logrado cumplir, al menos parcialmente, 17 de las 35 promesas de campaña en sólo 100 días, lo que significa que en tan sólo un periodo corto de tiempo ha casi cumplido la mitad de sus promesas. Por ende, es interesante preguntarse: ¿es, la ultraderecha, una opción viable para los gobiernos?

La ultraderecha es una ideología que ha causado muchas de las desgracias más lamentables que ha experimentado la humanidad, y por ello ha sido repudiada por los gobiernos alrededor del mundo, no obstante, en los últimos años, a causa de ciertos eventos sociales, políticos y económicos, como la migración, el deterioro del tejido social, la reducción de empleos o la incapacidad de crearlos, entre otros, algunos políticos han comenzado a recuperar los ideales de ultraderecha. Países donde dichos políticos han tenido éxito al incentivar a su electorado a apoyar esta ideología han sido Austria, Italia, Alemania, Turquía, Estados Unidos y Brasil.

En los países mencionados, los políticos que han expresado ideales ultraderechistas – habiendo ganado un cargo político o no – han centrado su discurso político en la necesidad de ejercer medidas sólidas y hasta coercitivas ante aliens, o agentes externos, como migrantes; también han mostrado su preferencia y apoyo a nacionales por sobre extranjeros para conseguir empleos y servicios, como de salud; y han señalado que el origen y desarrollo de todos los males en su población han sido provocados por gobiernos y personas ajenas al país, entre otras cosas. En Brasil no fue la excepción. La vía por la que ganó Bolsonaro fue muy similar a la que ejerció Donald Trump en Estados Unidos. El uso de redes sociales como Facebook para distribuir noticias falsas, un discurso discriminador y sobre todo xenófobico, y declaraciones de descontento y resentimiento social, fueron algunas de las similitudes más relevantes en las campañas políticas de ambos mandatarios, sin embargo, en Brasil también se le discriminó a las personas homosexuales y de la comunidad LGBT. Esto lo único que genera no es aceptación, sino polarizar la sociedad.

Pero, ¿ha funcionado la ultraderecha en Brasil? Desde luego sería inoportuno e injusto determinar si un gobierno fue exitoso o no en un plazo corto de tiempo teniendo en cuenta que la administración presidencial dirá mucho más. No obstante, hay ciertos eventos y datos que sí ayudan a dar un juicio acerca de la labor del gobierno. Por ejemplo, la economía que Bolsonaro prometió que iba a fortalecerse y crecer, no ha despuntado, ni siquiera mejorado. En su gabinete, la tensión se ha originado en virtud de las medidas políticas que ha propuesto, resultando en la renuncia de al menos dos altos funcionarios. Y en la cuestión social, la población no muestra señales de sentirse más segura en el país sudamericano, y al contrario, se ha generado una sensación de inseguridad a causa de ciertos eventos violentos que ha habido

en el país, como el ataque de dos hombres a una escuela, matando e hiriendo a varias personas, esto último, sin duda, a causa de la permisión del uso de armas para protección personal que, desde luego, es dificilísimo regular.

Es lamentable que a sabiendas de las tragedias del pasado con la ultraderecha – siendo la labor de los Nazis el más representativo de ésta -, hoy en día siga habiendo personas que apoyen esta desleal y violenta ideología, pero sobre todo, que existan políticos que irresponsablemente la prediquen e incentiven a la población a que la apoye. No está demás mencionar que, con el objetivo de movernos hacia una sociedad equitativa, la práctica ideológica de ultraderecha no produce resultados positivos, y en cambio otras ideologías deben ser empleadas para el beneficio de la sociedad, que es el objetivo último de los gobiernos.

Niels Rosas Valdez

Escritor, historiador e internacionalista niels.rosas@gmail.com

@NielsRosasV (Twitter)

Entradas Relacionadas

Denuncian a falso fraile franciscano en México

Redaccion

Roma será sede de congreso internacional por los 40 años de Puebla

Redaccion

Autoridades refuerzan monitoreo de actividad sísmica en poniente de CDMX

Redaccion