* Se debe cuidar la disciplina económica, financiera, fiscal y monetaria

* Participa en el quinto Congreso Anual de Economía y Políticas Públicas “Sobre México”

* México y los mexicanos no podemos sufrir los mismos sobresaltos de los años 70, 80 y mediados de los 90

Cuidar la disciplina económica, financiera, fiscal y monetaria y saber utilizarla, potencializará el crecimiento y el empleo, dijo Salomón Chertorivski, responsable de Propuesta y Programa de Gobierno del candidato a la Presidencia de la República Ricardo Anaya, por la coalición “Por México al Frente”.

Al participar, en la sesión “La economía del próximo sexenio: diagnósticos, propuestas y posibles escenarios, en el marco del quinto Congreso Anual de Economía y Políticas Públicas “Sobre México” en representación del Frente Por México, explicó que, los sobresaltos vividos en el país en los años 70, 80 y mediados de los 90, es algo que ni México ni los mexicanos “podemos volver a sufrir”.

Ante académicos y estudiantes, de la Universidad Iberoamericana, Salomón Chertorivski habló de igualdad, que “nadie se quede atrás, en un país en el que dolorosamente poquitos tienen mucho y muchos tienen muy poco”.

“Venimos de momentos muy difíciles, con desestabilizaciones que se provocaron por malas políticas y malas decisiones. A partir de los 90 fuimos responsables en política fiscal, monetaria, la autonomía del banco de México lo que es condición necesaria para estar mejor, pero no es suficiente”, manifestó.

No se trata de un abstracto cambio de modelo, ni de echar atrás lo bien construido, se trata de cambiar ciertas “piezas” del arreglo económico para facilitar el crecimiento, dijo.

En paralelo, añadió, instrumentar los más estrictos controles anticorrupción, recobrar la paz y la seguridad y dar certeza jurídica.

Señalo que las piezas de un nuevo consenso son un sistema universal de protección social que englobe la salud, la educación, la infraestructura social básica, el ingreso básico universal y la vivienda; una nueva política en favor del ingreso laboral que conlleve salario mínimo en la línea de bienestar, productividad laboral y política de formalización; un plan de infraestructura a largo plazo, cuya primera meta sería alcanzar 5 por ciento del PIB en inversión pública para el 2021; un gran programa de competitividad y apoyo a PyMes y emprendedores.

Finalmente garantizó que es posible crecer mucho más sin poner en peligro la estabilidad. “Estamos en un momento crítico, donde tenemos que elegir entre volver al pasado o construir un futuro más incluyente e igualitario” puntualizó.