El titular de la Secretaría de Gobernación (Segob), Alfonso Navarrete Prida, dio a conocer que en lo que va de este proceso electoral, se ha registrado el asesinato de 30 aspirantes a cargos de elección popular, razón que consideró suficiente para mantener el diálogo político entre cada partido político.

“Llevamos alrededor de 30 homicidios ligados a personas que han querido o quieren contender en campañas políticas electorales, afortunadamente muy focalizados en algunas regiones del país”, afirmó.
Los asesinatos más resientes fueron el del precandidato a la presidencia municipal de Cuautitlán Izcalli, Francisco Rojas, quien pertenecía a la bancada del Partido Revolucionario Institucional(PRI); también ultimaron a la precandidata del mismo partido, pero que buscaba la candidatura al distrito 25 de Chilapa, Guerrero, Dulce Anayely Rebaja Pedro; de la misma entidad, pero del Partido de la Revolución Democrática (PRD), asesinaron a la precandidata Antonia Jaimes; de Movimiento Regeneración Nacional (Morena), fue asesinado el candidato por Santa Clara Ocoyucan, Puebla, Aarón Varela Martínez, por mencionar algunos.
Por ello, el titular de la Segob, hizo un llamado a los partidos políticos para sumar esfuerzos e implementar acciones que garanticen la seguridad de los comicios de este 1 de julio.

“El gobierno no va a cejar en el exhorto a los partidos políticos para sentarnos a resolver los temas de seguridad en un año electoral, no es una forma de rehuir responsabilidades; sino que es una forma de hacerlos eficaces”, reiteró.

En días pasados, la aspirante al Senado por el Estado de Guerrero, Beatriz Mojica Morga, pidió al Instituto Nacional Electoral implementar una estrategia que garantice la seguridad de los candidatos que participen en el proceso, al tiempo que aseguró que existen zonas de la entidad antes mencionada, que son consideradas como de alto riesgo.diariodemexico