“Nosotros ya no estábamos para contarlo, mano… ya estábamos pensando que ora sí… era lo último que estábamos viendo”, recuerda uno de los pobladores de Santiago Ixtaltepec, Oaxaca, de lo que vivió el pasado jueves 7 de septiembre cuando se registró el sismo de 8.2 que devasto la zona costera de esta entidad.

/cms/uploads/image/file/323294/OAXACA__4_.jpg

Esta es solo una de las historias que ha escuchado el Secretario de Salud, José Narro Robles, durante su segundo día de recorrido por las localidades de Ixtaltepec, Ixtepec y Juchitán, municipios para supervisar las acciones de respuesta ante este desastre natural.

Hay mucho trabajo, y no hay tiempo que perder. Son las ocho de la mañana y el doctor Narro Robles ya se encuentra listo para sus actividades en Juchitán, donde encabezó la Reunión de Evaluación con personal del IMSS, el ISSSTE, COFEPRIS, la Secretaría de Salud de Oaxaca.
Vestido con una camisa azul claro, pantalón de mezclilla y botas llega a la hora señalada y junto con los representantes del Sector Salud, empieza a conocer los reportes de las primeras evaluaciones de la infraestructura hospitalaria dañada, fallas en el suministro de la energía eléctrica y agua potable, daños a viviendas, así como el número de personas que perdieron la vida por este siniestro.
Después el secretario de Salud recorrió casa por casa la comunidad para escuchar de viva voz las necesidades de la población.

/cms/uploads/image/file/323295/OAXACA__5_.jpg

A pesar de la desgracia, el pueblo oaxaqueño muestra su hospitalidad al doctor Narro Robles, pues durante su recorrido, no falta quien le ofrezca una fruta, una tortilla o un vaso con agua.
Asimismo, convive con la gente de los diferentes albergues, ahí observó la atención que brindan las brigadas médicas y las diferentes acciones de salud que desarrolla el personal de salud.
En una de esas visitas llega a la vivienda de doña Asunción, una mujer de 80 años, quien presentaba diversos moretones a consecuencia de los golpes recibidos al tratar de salir de su casa antes de que se derrumbara.
“Mire mi espalda como está toda morada, pero lo que más me molesta es la herida del pie, que a pesar de que ya me la trato el médico, aún me molesta mucho”, le comentó al Secretario de Salud.
Con voz amable, el doctor Narro le dijo: doña Asunción, no se preocupe, de seguro el médico le recetó fármacos, no los deje y cuide mucho el pie, no ande descalza porque se le puede infectar la herida. Mañana a primera hora vaya el médico para que le dé seguimiento.
lo que necesiten, medicinas, alimento, cobijo. Ya iniciamos el censo de viviendas dañadas para que lo antes posible se hagan los trabajos de reconstrucción para que vuelvan a tener un techo seguro.

/cms/uploads/image/file/323297/se_ora.jpg

A ocho días del sismo con magnitud 8.2 con epicentro en Pijijiapan, en el estado de Chiapas, que dañó severamente 41 municipios de la Región del Istmo en el estado de Oaxaca, se mantienen las acciones de salud para la población afectada.
La tarea de reconstrucción no será fácil, pero sin duda se logrará con el apoyo y solidaridad de todos los mexicanos, quienes se han volcado a los centros de acopio para donar víveres para los hermanos de Oaxaca y Chiapas.
En momentos de adversidad los mexicanos unimos, siempre saldremos adelante.
¡Fuerza México!