Coneme
3alas3
DEPURAL1
Agenda Política
Agenda Política
Columnas Procesos del Poder Ultima Hora

Secreto de Estado para Afganistán

Procesos del Poder

NIELS ROSAS VALDEZ

Recientemente se dio a conocer que durante casi dos décadas, el gobierno estadounidense, al mando de varios presidentes, ocultó a su población la verdad con respecto a la guerra en Afganistán, misma que ha causado miles de muertes tanto de soldados de Estados Unidos de América (EUA), como de los grupos talibanes y de civiles que ni la temían, ni la debían. Esto sin duda puede levantar varios argumentos apoyando esta decisión del gobierno estadounidense, pero también otros que la critican. ¿Qué se puede decir al respecto?

Tras los atentados del 11 de septiembre de 2001 en el World Trade Center, particularmente en las Torres Gemelas, en Nueva York, el gobierno estadounidense en ese momento liderado por el Republicano George W. Bush lanzó una de las políticas más emblemáticas de EUA, pero también una de las más estudiadas y criticadas por académicos de todo el mundo. La llamada «Guerra contra el Terrorismo» fue esta serie de medidas y políticas que los gobiernos estadounidenses, junto con otros como el de Reino Unido (RU), del primer ministro Tony Blair, el de Francia, de Nicolas Sarkozy, el de España, de José María Aznar y posteriormente de José Luis Zapatero, entre otros; dirigieron en contra de los grupos terroristas (ubicados en el Medio Este) que motivaron, planearon y ejecutaron los atentados terroristas en los países mencionados y en otros más a partir de 2001.

El apoyo internacional, sobre todo de gobiernos poderosos a nivel mundial como el de RU y Francia, y la tímida reacción de Rusia para formar un contrapeso, dio las bases para que EUA pudiera incentivar y liderar una serie de medidas en contra tanto de grupos terroristas como de gobiernos que presuntamente los apoyaban. De esta manera se ejecutaron sin miramientos las intervenciones militares en Irak y Afganistán, países que más allá de

exponer abiertamente su aversión a EUA y sus valores, se sospechaba, con varios argumentos verosímiles y otros no, que fondeaban a grupos terroristas. Esto al paso del tiempo ha quedado cada vez más claro, pero otros argumentos por los que se apoyaron las intervenciones, como fue el que afirmaba que en la tierra heredera del imperio persa existían armas de destrucción masiva, fueron categóricamente rechazados y puestos satisfactoriamente a prueba al paso de los años, causando severos daños a la reputación de los líderes de dicha intervención: Bush y Blair.

La Guerra contra el Terrorismo también llegó a Afganistán, donde extensas fuerzas militares estadounidenses se establecieron para eliminar a los talibanes, un grupo terrorista, fundamentalista y político finalmente que llevó y ha llevado a cabo varios atentados en varias regiones del mundo. Aquí hay que mencionar que una de las características de los países democráticos, a diferencia de los totalitarios, es que sus gobiernos están obligados a rendir cuentas de prácticamente todo. Así, el gobierno de EUA estuvo informando a su población acerca del estado y evolución de la guerra en el país que fue el Vietnam de Rusia: Afganistán. Sin embargo, la información proporcionada a través de varias administraciones presidenciales fue tergiversada, alejando el reporte de la realidad.

En ciencias políticas y relaciones internacionales se usa el concepto de «secreto de Estado», que es una «facultad», o quizá mejor dicho una práctica que los gobiernos ejecutan para conservar la información acerca de un tema en particular y de injerencia pública en aras de no causar un descontrol descomunal y pánico en la población. Ejemplos de esta ejecución se han visto a lo largo del tiempo, no obstante, la omisión en el reporte de la realidad en la guerra en Afganistán por parte de las autoridades de EUA no encaja en la definición de esta práctica. En ningún momento la sociedad estadounidense estuvo en peligro por esta guerra; la razón detrás nos indica de nuevo las intenciones del país imperialista que es nuestro vecino del Norte, que han sido buscar influir a otras naciones, así como establecerse en otra región más para aumentar sus capacidades geopolíticas. Nada nueva su intención.

Niels Rosas Valdez

Escritor, historiador e internacionalista

Twitter @NielsRosasV

niels.rosas@gmail.com

Entradas Relacionadas

ABASTO

Redaccion

Escuelas en Querétaro adoptan medidas para evitar brotes virales

Redaccion

“Se acabó el pacto del silencio”: Alito

Redaccion