Bonita1
cavic
CALENTADORES
Columnas Ultima Hora

“¡DIOS SÍ QUIERE! … ¿Y TÚ?

RAZÓN, TESÓN Y CORAZÓN

Por Alejandro Ruiz Robles

DE MIS ENSEÑANZAS BÁSICAS.

Desde pequeño siempre fui educado en mi familia; en creer en un ser sobrenatural único al cual, más tarde y ya por convicción, le rindo culto. Para mí es el responsable de la creación del universo y espero estar algún día con él en su gloria.

Conforme fui creciendo, conviví con otras personas y descubrí que algunos tenían otras creencias y costumbres; no obstante, el común denominador del trato con ellos siempre fue de un absoluto respeto.

Dentro de las coincidencias que compartimos era creer en un Dios íntegro que siempre nos ama, de ahí que una vez que se estrechaba nuestra relación afectiva, era común despedirnos con un “Dios te acompañe” o “Ve con Dios”.

 

EL LIBRE ALBEDRÍO.

Algo que era interesante de charlar en casa o con los distintos profesores que ayudaron a mi formación, fue entender lo que era el “Libre Albedrío”, sus alcances y la responsabilidad al actuar.

En forma sencilla, comprendí que esta libertad atendía a la facultad que tenemos los seres humanos de actuar según lo consideramos; es decir, la posibilidad de tomar nuestras propias decisiones atendiendo a nuestros valores, necesidades, experiencias, orientaciones divinas, aspectos normativos, entre otros.

Conforme fui madurando, consolidé esta visión, de tal manera que sé que cualquier persona tiene la libertad de elegir sobre qué hacer con su vida atendiendo a sus propias circunstancias.

 

ACCIONES Y REACCIONES

De lo aprendido, sé que a cada acción corresponde una reacción y la vida se encargó de demostrármelo.

El ejercicio de la libertad de elegir o no hacerlo, trae inherente una consecuencia y en la mayoría de las ocasiones, una responsabilidad.

Es decir, bastaba saber que tenía que estudiar para tener mayores probabilidades de obtener una nota positiva; o bien, si me esforzaba en un trabajo y atendía a lo que me solicitaban era muy posible concretar el resultado deseado.

En ese sentido, entendí que atender a lo requerido, poner mi esfuerzo y conocimientos encaminados a ello, hacían posible alcanzar la meta establecida.

 

“¡A DIOS ROGANDO Y CON EL MAZO DANDO!”

Este refrán que atribuyen a San Bernardo lo he escuchado durante toda mi vida, desde mi familia hasta mis profesores y jefes, siempre han destacado la importancia de trabajar y esforzarse en obtener lo deseado e invocar apoyo celestial para más certeza.

De hecho, es muy común que cuando nos toca actuar frente a una prueba difícil, muchos de manera consciente o inconsciente, explayemos una palabra o plegaria divina, con independencia del despliegue de trabajo y esfuerzo que se requiera.

La misma vida nos regala momentos especiales en los cuales lo divino y lo terrenal se juntan para buscar un resultado y cuando este se obtiene, usualmente se agradece.

Es decir y en palabras de mi mami … ¡Ser agradecido es ser bendecido!

 

“¡CUANDO TE TOCA, AUNQUE TE QUITES Y CUANDO NO … AUNQUE TE PONGAS!”

De todas las veces que nos hemos reunido en armonía con seres de nuestra confianza y afines a nuestros principios y valores para hablar de ese Ser Divino al que nos encomendamos, la mayor coincidencia que encontramos es que se trata de un Ser Bueno que quiere lo mejor para nosotros.

Y como tal, soy un convencido que Dios quiere lo mejor para todos.

De hecho, creo firmemente qué si hay algo para nosotros, se dará; pero eso no significa que no hagamos nuestro mayor esfuerzo por conseguirlo.

A menudo expreso que cuando das todo lo que está en tus manos para lograr un objetivo y no lo obtienes – porque puede que no dependa de ti -, la satisfacción es lo que te motiva a continuar.

 

“SI DIOS QUIERE”

Desafortunadamente, esta expresión que en si misma tiene un gran contenido y es una muestra de fe, a menudo se utiliza como una justificación para no alcanzar el objetivo.

De hecho, en una demostración de una realidad por demás triste, son cada vez más las personas que renuncian a ser ellas quienes decidan por sí y todo lo dejan a un tercero o a un suceso externo.

Ese deseo de que “Dios quiera” está pasando a ser un paliativo de algunas personas para no comprometerse a buscar en forma real un resultado.

La mediocridad en las acciones realizadas, la nulidad de compromisos o la falta de convicciones por alcanzar las metas sólo atienden a una carencia de interés efectivo de quien lo intenta; no tiene nada que ver con un designio divino.

 

ACCIONES REALES POR JUSTIFICACIONES.

La Vida no es fácil y tenemos que prepararnos y comprometernos a vivirla; máxime que hay momentos como los actuales que requieren mayor esfuerzo y dedicación.

Llenar de pretextos nuestro camino para no alcanzar los objetivos deseados o buscar errores de otros para lamentarnos de los malos resultados en nuestro actuar son falencias humanas que no tienen nada que ver con decisiones celestiales.

¿Qué ganamos comprometiendo a un tercero en los resultados de nuestra vida?

 

DIOS TE AMA, PERO … ¿TÚ LO HACES?

Es conveniente reiterar que Dios quiere lo mejor para nosotros y en cada uno está esforzarse por lograrlo.

El éxito radica en buena medida en la seriedad con que tomemos el compromiso y desde luego que habrá factores que de manera inexplicable se presenten y puedan sernos útiles – atendiendo a la fe de cada uno podremos atribuirles una naturaleza divina -.

¡No hay mejor forma de vivir que hacerlo de acuerdo con nuestras convicciones y valores!

¡La congruencia y la constancia serán motivación y ejemplo para nosotros y para quienes nos rodean!

¡Nadie quiere a una persona mediocre o que no se comprometa, mucho menos debiéramos quererlo nosotros para nosotros mismos!

En la medida que desterremos las justificaciones de nuestro actuar por la seriedad con que encaremos los compromisos seguramente encontraremos los resultados deseados y resultará obvio … “¡DIOS si quiere … al igual que nosotros!”

 

Y TÚ … ¿ASUMES EL COMPROMISO DE VIVIR DE ACUERDO CON TU RAZÓN Y CORAZÓN?

Facebook: @RuizRoblesCP22

Twitter: @22Publica

Linkedin: Correduría Pública 22

Posdata: ¡Felicidades por el 201 Aniversario de la Independencia del Perú!

Entradas Relacionadas

Disney Plus aumentará sus precios: ¿cuánto costará el servicio en México?

Ara Valdelamar

Muere el primer actor Manuel Ojeda a los 81 años

Ara Valdelamar

¡Google Meet anuncia una nueva función! Ahora podrás crear sesiones grupales de Spotify y YouTube

Ara Valdelamar